Inconformista

Estoy cansada, agotada, re podrida de la estúpida monotonía,

De esas burbujas humanas que te dicen ¿qué hacer?, ¿a dónde ir?, ¿qué decir?, ¿qué pensar?, sin darse cuenta que son eso…burbujas. Un simple suspiro las dispersa, las reduce a nada, las deja plasmadas en el olvido…

Y yo… Aquí sigo con mi cabeza a mil, que no puede parar de pensar, de soñar, de sentir.

¿Que sabrán otros?, si son mis pensamientos, ¿que sabrán ellos?, si es mi dolor, mi suspiro más esforzado, mi granito de arena en el atlántico feroz de la Patagonia Argentina.

Hay lecciones que solo se aprenden viviendo, por eso los consejos suelen estar de más,

No es lo mismo arrancar una hoja en primavera, a esperar el otoño para que caiga sola. Cada situación tiene su ciclo, su tiempo de madurez, su causa y efecto. Acelerarlo o disminuirlo puede ser fatal, cada cosa en su tiempo y espacio suena mejor.

Pero vuelvo en mí, y me rompe las pelotas esperar, me desespera. Veo el final y parece tan fácil, como mirar la cima cuando estas por comenzar un sendero, lo ves tan cerca, tan posible, pero cuando estas caminando, Ufff como cuesta!

A menudo siento, lo que yo defino, “apnea existencial”, ja! esa falta terrible de libertad, siento agonía estando en mi maldita rutina, muero cada segundo haciendo lo que ayer amaba, pero ahora ya no, quiero rotar, quiero cambiar, quiero más, más de eso que desconozco, de eso que me intriga, que revoluciona mi mente.

Me gustan los contrastes, las exageraciones como el frio y el calor, me gusta lo inesperado pero a la vez programo hasta el último detalle. Es como ser falible e infalible al mismo tiempo, como ser humano, básicamente.

Estoy a 153 días de cambiar mi vida para siempre, y aunque esta todo en mi cerebro, esta tan fríamente calculado que me congela la razón. Quiero planear hasta el último detalle, pero sé que nada saldrá como lo espero, así que me relajo en el sillón mirando alguna película, tomando esos mates fríos y amargos que me caracterizan y obvio, no paro de pensar, y la película que la elige mi mente, me lleva otra vez a soñar.

Tengo respuestas a preguntas que no me hago y millones de preguntas sin respuesta, tengo un diccionario propio de algunas palabras que invento y tan pocas palabras para comunicarme con quien quiero, tengo las manos llenas de cosas que no uso y no sé cómo alcanzar lo que quiero.

Sé que a muchos nos pasa, me refiero a esas personas insatisfechas siempre, parece que nunca encuentran lo que buscan, pero si miran para atrás, hay muchos logros alcanzados y quizás, poco disfrutadas. Cuando parece que tienen lo que quieren, ya hay una agonía en el alma que necesitan suplir. Y ahí vamos, a satisfacer el corazón, porque si no el pobre no late, se muere, no sigue…

Soy terriblemente inconformista. Mi lema es “Insiste, hasta que dejes de fallar”.

Si eres igual, no intentes más que seguir tu pasión, ella sabe a dónde llevarte.

Tu próxima cima a conquistar, merece cada instante de inconformismo, cada segundo de sueño, cada milésima de esfuerzo.

Sueña, tan grande como puedas, vivirás tanto como sueñes. No te conformes, siempre hay un nuevo desafío, que llega en el momento justo, en la hora indicada, y trae consigo todo lo necesario para conquistarlo.

 

4 comentarios en “Inconformista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s