Nadie.

Nadie. Así lo llamaban en el barrio.

El artista necesita vivir de su arte, el músico de la música, el panadero de su pan..

El que escribe anhela que sus versos se hagan famosos y con ellos su nombre logre un lugar de privilegio en la sociedad intelectual.

Los viajeros sueñan con vivir viajando.

Los  deportistas se entrenan arduamente para ganar.

Los médicos buscan  incansables la cura de todo mal.

Todos pretenden vivir de aquello en lo que son buenos.

En cambio Nadie, no era bueno en nada, y resulta que la nada no se paga, tiene mala fama.

Como si no perdiera su tiempo en la nada, como si no se esforzara en no aburrirse en ese inmenso mundo de la nada.

Intentó mil formas de ganarme el pan con el sudor de su nada, pero no hallo sudor, solo placer de no hacer nada.

Se subió a mil naves espaciales para intentar ser como ellos, para lograr ser alguien.

Quiso ser un científico de la economía y se dio cuenta que no es ninguna ciencia inclinar balanzas injustas.

Quiso ser astronauta y conocer que hay más allá de la luna, pero la atracción de la tierra fue más fuerte y aquí sigue, a un paso de ayer y a mil de mañana.

Quiso enseñar y mostrar al mundo todo lo que sabía, pero cuando abrió el primer libro estaba en blanco, y el segundo en gris y el tercero en negro…

Así que se pintó la cara, fingió una sonrisa y dibujó una lágrima, y se convirtió en payaso, algunos reían con él y otros de él.

Tras una función y sin darse cuenta, un mimo escuchó su pensamiento en voz alta:

-¡qué triste no ser como ellos! No tengo dones, ni talentos, ni fama, ni gloria-

-¿Y que te gusta?- le preguntó el mimo, mientras intentaba comer un hot dog imaginario.

-Nada- contestó Nadie sin pensar, y rápidamente lo miró al mimo, como si algún pecado hubiese cometido, como si fuese ilegal que no te guste nada…

-A mí tampoco- dijo el mimo- hasta que un día descubrí que puedo personificar la nada y hacer de eso un espectáculo, y lo mejor es que mientras yo hago nada, los que hacen todo se divierten conmigo que no hago nada…

-¡Aplausos!, ¡aplausos!, ¡aplausos!- ovacionó el mimo, y de repente el público aplaudió de pie.

-¡¡¡Wow!!! ¿Cómo lograste eso?, pregunto Nadie…

-Simple querido amigo, me caes bien, así que te daré la fórmula secreta…

Escucha con atención… mientras tú eres Nadie, quieres ser Alguien, y Alguien ya es alguien, en cambio Nadie solo eres tú, por encontrar ser alguien te has perdido la oportunidad de ser tú, de descubrirte a ti, de…

¡¡¡Espera!!!- Interrumpió Nadie- El problema es que no me gusta nada, no soy bueno en nada, no hago nada bien…

-Incorrecto- dijo el mimo- haciendo una ventana con sus manos, ¿ves la hermosa ventana que hice?

-Es una ventana- le dijo el payaso, no sé si es hermosa, porque no es real..

-Tampoco es real la ventana, estoy creando ilusiones en la gente y ella reacciona ante ello, sabes por qué?, porque un día estuve en tu lugar, no tenía nada, no me conmovía nada, no entendía nada, y me propuse hacer todo con esa nada. Cuando seas tú mismo, descubrirás que es mejor ser Nadie, pero ser único y original, a una manada de iguales que solo siguen a algún pastor. Mientras buscas, quizás no seas Alguien, pero eres tú, tu mejor versión, la que te aseguro, muchos “Alguien”, querrán imitar.

hqdefault

2 comentarios en “Nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s